En agosto toma mosto

tumblr_mrhrp7pNIz1snjooho1_500

Ingenioso el título, eh. 

Las musas me han abandonado por un surfero de metro ochenta y tanto intentar dejar la mente en blanco, al final lo he conseguido. Les hablaría del trauma que me ha supuesto ver una cantidad inmensurable de personas obesas con hijos obesos. Sobre todo me ha afectado especialmente lo de los hijos obesos. Creo que en España nos hemos propuesto hace tiempo alcanzar todos los límites habidos y por haber de la Historia, pero siempre en negativo: récord de la tasa más alta de paro, récord de los políticos más gilipollas, récord de la gente más gorda. Qué se creían los estadounidenses, vamos a reinventar la dieta mediterránea. 

También les podría hablar de lo mucho que amo el norte de España, su clima me parece fantástico tras pasar unos días a 36ºC sin poder respirar y creyendo que sale fuego del asfalto. Y no hablemos de la comida. La paella con habas, pollo y zanahoria es una puta mierda. Así de claro. A mí que me echen rape, langostinos, almejas, mejillones, cigalas y bogavante y se dejen de caca. Y si quieren una buena paella en Cantabria, vayan a San Vicente de la Barquera, Comillas, Suances o Somo. Aunque en cualquiera de las cuatro maravillosas Comunidades Autónomas bañadas por el Mar Cantábrico se come cojonudamente bien. Y las tortillitas de camarones y el pescadito refrito con aceite de hace un mes para el que lo quiera, pero para mí no. 

Comentaría también lo doloroso que es pensar en hacer una maleta de tan sólo 30 kilos para cuatro meses en los que hará calor y frío. Eso debería contarme en el CV. Ingeniera en hacer la maleta, especialidad en meter muchas cosas innecesarias. El caso es que quiero llevar mi abrigo de entre tiempo, el de frío, el anorak para la lluvia, la cazadora para salir de fiesta, la americana de “hace un poco de risquis”, las sandalias cuquis de tacón, los botines, las botas, las playeras de correr, los tacones de salir de fiesta en invierno, las manoletinas de verano y las de invierno. Qué sudores me entran. 

Pero mejor no voy a hundirles la moral con mis traumas y problemas. Agosto es un mes para tomar mosto. Fresquito y con una guinda. Qué rico está el mosto (y si lo acompañan de unas buenas rabas, ni te cuento). Así que aquí va una lista de cosas bonitas para hacer cuando se tiene mucho tiempo; cosas que no conllevan un gran esfuerzo, nos enriquecen la vida y son un buen tema de conversación en cualquier comida en la que haya un cuñado. 

1. Películas

blue-valentine

‘Blue Valentine’

cinema-paradiso1

‘Cinema Paradiso’

desayunodiamantes

‘Desayuno con diamantes’

mississippi-burning-01

‘Arde Missisippi’

 

2- Lugares

gallipoli3

Gallipoli, Italia. 

Sé que he hablado mil veces de este maravillo pueblo situado en el sureste de Italia, en la región de Puglia. Viendo la foto, sobran las palabras. Magnífico para perderse en agosto si lo que buscas es turismo nacional, playa y agua turquesa, fiesta tipo Ibiza y comer marisco en lo alto de un acantilado, todo a precios bastante razonables. 

Mojacar_ok

Mojácar, Almería

Pueblito costero  de casas blancas y balcones con geranios. Un oasis en medio del desierto almeriense. Forma parte de la lista de ‘Pueblos más bonitos de España’.  Tranquilo para ir en pareja o con familia. A tiro de piedra del Cabo de Gata y Granada, visitas obligadas. 

Somo1-1024x746

Somo, Cantabria

Una de las mejores playas de Cantabria, situada en frente de la Bahía de Santander. Ideal para hacer surf o iniciarte en el mismo. Recomiendo el curso de fin de semana de la Escuela Cántabra de Surf. Cogerás pocas olas y te llevarás unos cuantos moratones a casa, pero cuentan con unos muy buenos profesores que podrán hacer milagros en tan solo dos días (conmigo los hicieron) y obligado comerse una paella antes de volver al agua. 

playa-de-son-bou2

Playa de Son Bou, Menorca

He estado en el Caribe. Y entre el Caribe y esta playa de Menorca, me quedo con la playa. Aquí he visto peces de colores haciendo snorkel. Agua cristalina, arena blanca, mojitos por doquier y muchos ambientes para elegir: fiesta, chill out, guiris, familias… El paraíso. 

*Se nota que me gusta poco la playa, eh. 

3 – Placeres

64c0864d6b1178e0362743d9191e275a

Cinema sotto le stelle

Me encanta el cine, tanto que hasta a veces veo películas en el portátil en screener. Y las disfruto. Y la verdad es que por el norte no siempre tenemos veranos calurosos y sin lluvia (¿quién fue el capullo que dijo que este año no había verano?) y disfrutar de cine por la noche con una buena temperatura para mí es un lujazo. Si vivís en Santander y estáis interesados, en el Escenario Santander ofrecen un ciclo de cine al aire libre hasta el 29 de agosto. 

05caf027a89b8d481c8e87555432b3ad

Helado

El helado es un alimento de los dioses. Y punto. Yo creo que ya no existe ningún sabor que no lo hayan convertido a helado porque los he visto de fabada, de anchoas, de paella y hasta de calimocho. Mis favoritos son los de Regma; un helado cremoso y gigante que los cántabros conocemos bien. Pero en Italia, telita también qué helados hay. Un heladito y luego a correr un poquito. 

dfa3b16b65db0b01d2a72d5a08bc406a

Paella

Es que me encanta la paella. No lo puedo remediar. Me gusta comerla con olor a salitre; salir del mar, secarme, y sentarme en una silla de plástico. Y comer hasta reventar. Con vino, sangría o tinto de verano. Con mi familia o con mis amigos. Bajo una sombrilla, con mucho calor y el cielo despejado. A poder ser en bikini o con una camiseta XXL. Me chifla la paella. 

edd042f796389393ecf438f4366b1831

Un buen libro

Pues eso. Escoge un buen libro y túmbate en la cama, en el sofá, en una hamaca, en una tumbona, en la playa… y léelo. Déjate llevar por sus páginas y acompáñalo del sonido del mar o del campo. Algunas ideas…

‘Desayuno en Tiffany’s’, Truman Capote
‘Territorio comanche’, Arturo Pérez Reverte
‘El abuelo que saltó por la ventana y se largó’, Jonas Jonasson
‘El coronel no tiene quien le escriba’, Gabriel García Márquez
‘El sanador de caballos’, Gonzalo Giner

Y aunque no sea un libro, no dejen de leer la revista Jot Down

4 – Un día en Santander

Pongamos que hablo de un día cualquiera de los que ha hecho esta semana. Solecito y calorcito. Lo ideal es ir a la playa desde primera hora de la mañana (sobre todo para poder aparcar). En Santander tenemos playas para dar y regalar. Miren, comparen y elijan, aunque les advierto que la elección no será fácil: 

cabo-mayor-y-matalenas-640x640x80

Mataleñas

df6c6a2e50bf16a144679686a80d4f98

El Sardinero

43_playaarna

La Arnía

ply842_imgS-189

Playa-de-la-Magdalena

La Magdalena

Después de una mañana de paseos por la orilla, palas (de las de verdad, no ésas que parecen de ping-pong), baños en el mar, pescar cangrejos y hacer castillos de arena (con cubo y pala o pensando desde la toalla) lo que más apetece son unas rabas, mejillones o raciones diversas y sangría. Los lugares que yo recomiendo (y aquí estoy segura de que habrá muchas discrepancias) son:

‘El Refugio del Pescador’, La Maruca
‘El Machi’, Calderón de la Barca
‘Los Peñucas’, Barrio Pesquero
‘Tonino’, Monte
Marucho, Tetuán
El Puerto, Hernán Cortés
El Pozo, Cueto (sardinas asadas)

Y después de la comilona que se va a pegar y de ver su bolsillo diezmado, le recomiendo un paseo por Santander con un helado de Regma en la mano. Puede empezar por el Ayuntamiento y seguir andando hasta la catedral, Correos, el paseo Pereda, el Puerto, el Palacio de Festivales, Reina Victoria, la Magdalena y el Sardinero. Lleve calzado cómodo, la cámara con la batería cargada y no se le olvide cerrar la boca porque de lo que no dudo es que va a quedar totalmente impresionado. 

Tras el extenuante paseo, vaya al hotel/hostal/alojamiento X que haya elegido, dúchese y póngase guapo. En Santande hay mucho postureo. Los chicos salen con camisas y las chicas son todas rubias, delgadas y guapas y llevan unos tacones imposibles. Tampoco hace falta que se mezcle entre esta fauna, pero yo le advierto.

*He desarrollado una capacidad especial, y no sé por qué, para distinguir a un madrileño de un santanderino con solo verlo. Rechace imitaciones. 

Para cenar, lo que a mí más me gusta es ir de tapas. Hay un conflicto, nuevamente norte-sur, en el que mucha gente se queja de que en sitios como Granada, por ejemplo, pides una consumición y te ponen las tapas gratis. Pero cariño, aquí las tapas son elaboradas, muy elaboradas. Brocheta de langostino con salmón ahumado y ensaladilla de bocas de mar, bolsita rellena de foie y queso, pulpo a la gallega con salsa de manzana, etc. 

Los mejores sitios y más concurridos en esta ciudad son: 

Casa Lita, Paseo Pereda
Las Hijas de Florencio, Paseo Pereda
El Asubio, Daoiz y Velarde
Casa Ajero, Daoiz y Velarde
La Cátedra, Calle del Medio
Bodega El Riojano, Río de la Pila

Después del atracón, lo mejor es una buena copa. Y bailar un rato. Hasta altas horas de la madrugada. La ruta del Bakalao se puede empezar “de tranquis” en Cañadío sentados en una terraza o subidos a un taburete. Los bares más típicos son El Ventilador, El Candela, El Efe, La Columna o el Blues. En todos ponen las copas bastante decentes y a un precio normal (normal si lo comparas con otros, quiero decir). 

La Plaza de Cañadío suele estar hasta la bandera y es de héroes encontrar un huequito, incluso en las escaleras, para sentarse. Lo mejor es llegar sobre las 23.00 horas, entonces pillas seguro. 

Plaza-Canadio-c-manual-de-un-buen-vividor.blogs_.elle_.es-

Cañadío es para ponerse al día. De toda la semana, de todo el mes o de todo el año. Y cuando la conversación ya ha derivado a risas y más risas, cuando ya se llevan dos copas, es momento de poner rumbo a Río de la Pila. Zona por la que salían mis padres de fiesta y por la que saldrán mis hijos. Río de la Pila es Mítico. La Tienduca, La Bisagra (los mejores gin tonics de Santander), El Living Room (soy cliente VIP), Garaje Sónico, Misa de 12, Rama o El Covers. También se puede beber en la calle en verano “botellón”, pero ojito con la policía.

Y si aún le quedan ganas, prueben con Malaspina, Rokambole (a partir de las 4.30), Circus, BNS o La Calle. En Santander no hay discotecas, discotecas; son más bien pubs, pero nos lo pasamos igual de bien.

Está todo basado en experiencia personal, así que mejor consulten más fuentes y comparen que no quiero ser responsable de sus decepciones emocionales. Santander es una ciudad magnífica y agosto un mes mágico.

Disfruten, que septiembre es el profesor cabrón que antes de que acabara la clase anterior ya estaba asomándose por la puerta.

Deja un comentario

*