Se buscan caballeros. Razón aquí.

tumblr_nbrej2l34U1t0k6q7o1_1280

Las reglas de un caballero. Número 291. Haz de ella tu todo frente a todos, en cada momento. 

Hace dos semanas fui al supermercado a comprar un par de baguettes -he tenido que buscar en la RAE cómo se escribe porque yo soy mucho de seguir las normas lingüísticas- para unos bocadillos que quería llevar a la playa (es un pan tierno que no da la sensación de estar comiendo pan con pan  comida de tontos). Y nada más. 

Un señor que estaba delante mío en la fila para pagar me invitó a pasar delante de él y, tras agradecérselo infinitamente tratando de llenar el momento de simpatía, me señaló: «quedamos pocos caballeros«. 

Y cuánta razón. 

Aquí, ahora, en este sitio y momento se buscan caballeros. Esto es un llamamiento. No es desesperado porque la esperanza es lo último que se pierde ni tampoco es un anuncio de páginas clasificadas. Es solo una invitación a que os hagáis notar, con quien se lo merezca. 

En estos tiempos modernos -ni Chaplin podría haberlos imaginado tanto- es difícil encontrar a un hombre que abra la puerta por gentileza y no con la intención de recrearse admirando un trasero. O al menos es difícil encontrar a quien trate de disimularlo.

Es difícil que aparezca por sorpresa alguien que escuche y dé buenos consejos; que entienda diferentes puntos de vista; que hable con sensatez. Una persona que tenga temas infinitos de conversación y que se muera por una mujer. 

Muchas mujeres sufren la necesidad de dar con un hombre que les agarre por la cintura en un gesto protector mientras les retira del camino protegiéndolas de un inminente peligro. Quieren hablar de cine y literatura, que les consientan, que les mimen. Que ellos solo tengan ojos para ellas y que a ninguno se le ocurra destacar jamás, bajo ningún concepto, lo «buena» que está otra fémina presente en la sala. Eso, chicos, no es sinceridad; es falta de tacto, de caballerosidad

tumblr_mepgjtRC7R1qj29d6o1_500

Nunca jamás compares a una chica con otra chica

Los deseos son sencillos y legítimos: atusadles el pelo, tocadlas con delicadeza. Ellas quieren ver cómo se os derriten las pupilas  y adoran la cara de tonto que se os queda cuando les miráis. Decidles a vuestros amigos que ellas son perfectas, inteligentes, que no estáis seguros pero que lo más probable es que estéis durmiendo con una diosa. Sentíos afortunados de tenerlas, inspirad el olor que exhala cada segundo que compartís con ellas. 

Dejadlas comer todo el chocolate que quieran. Y por favor, hacedlas reír. 

Ya no quedan hombres de los que se visten por los pies y sueñan con su futuro feliz al lado de una mujer. No hay quién asuma responsabilidades y beba vino mientras charla de algo que no sea deporte; quién te lleve a la cama en volandas y sepa exactamente cuál es la forma de tus labios mientras duermes; quién te escriba un bonito y breve mensaje cuando está de fiesta y te echa de menos. 

tumblr_lx2sa633051qj29d6o1_500

Las conversaciones tarde por la noche es algo que a todas las mujeres les gusta. 

Rompiendo una lanza a favor de ellos, os diré que tampoco quedan demasiadas chicas que merezcan un caballero. Pero creedme: las hay. Ellas son las de la opción A -efectivamente, la incómoda-.

Son la opción de la mente repleta de números, letras, fechas y sueños. No se conforman con lo que ven y no lo aceptan solo por el hecho de que sea lo que ya tienen; buscan siempre algo más. Son las que os acompañarán a una boda con el vestido y los zapatos más bonitos del elenco para haceros sentir orgullosos. Y las que pueden hablar de todo, con todos, en cualquier ambiente y situación (de nuevo, os harán sentir orgullosos).

Tienen la capacidad, queridos caballeros, de cocinar una deliciosa receta mientras beben vino y hablan de política o música. Son sexys, inteligentes, divertidas, simpáticas y cariñosas. Las baldosas tiemblan a sus pies. Despiertan miradas -de admiración y envidia- allí donde van. 

Son dulces, femeninas y siempre huelen a perfume. Les gusta comportarse a veces como niñas para divertiros, pero ya llevan tiempo siendo mujeres. Les encanta reírse a carcajadas y volver de madrugada andando a casa. Hablan, hablan y hablan. Hablan mucho. No callan. Pero sus labios moviéndose es un auténtico placer visual. 

cdf4fddb

Trata a tu chica correctamente u otro tipo lo hará. 

Yo les recomiendo que tomen nota, caballeros. Pongan atención a sus opciones y engánchense a la A. Ellas no volverán si la habéis jodido, aunque vosotros mismos entonéis un mea culpa. Simplemente no las dejen escapar.  

Señoritas, hagan por merecérselos. 

(Ambos son como un cometa; quién sabe si tendrás que esperar cincuenta años para poder ver pasar otro). 

tumblr_nc254zXYj21std9tjo1_500

3 thoughts on “Se buscan caballeros. Razón aquí.

  1. Yo encuentro por ningún lado del post el pensamiento anticuado y retrógrado al que te refieres. Solo reclamo que nos traten bien, y por su puesto el punto de igualdad: que nosotras también los tratemos bien.

    Sé que no me conoces de nada, por eso has hecho este comentario. Hay gente que está de verdad estropeando el concepto de feminismo que, como ya dije en otro post, no es dejarse los pelos largos del sobaco.

Deja un comentario

*