A mis 15 les diría que…

tumblr_m3clhyzdM71rumst7o1_500

Me salen tres granos en la barbilla una vez al mes —incluso dos— sobre el miércoles o jueves, cuando se acerca el fin de semana. Son de esos granos blancos, que duelen, que incluso una semana después de que te los hayas quitado siguen ahí en forma de uva pasa, seca y espachurrada.

Yo siempre he considerado que quitarte los granos-volcánicos-explosivos es una cuestión de buen gusto social. Es como depilarte el bigote o las axilas, ir bien peinado, usar desodorante o lavarse los dientes. Tiene mucho de decoro y saber estar. La sociedad es esta, así, tal cual. Puedes hacer dos cosas, aceptar sus códigos o unirte al ostracismo. ¿Por qué si no cagamos en medio del metro o si no eructamos en el cine, no nos quitamos también los granos de la cara?

Como buena sufridora de acné, sé de lo que hablo —y si no me lo invento, que para eso es mi blog—. Sé que hay granos que no eclosionan con tanta facilidad y que la nariz está llena de espinillas, pero, otra vez por una cuestión social, esos están más aceptados. Supongo que es porque no dan tanto asco, no dejan el pus a la vista de todos. 

Me he acostumbrado a ellos. Son parte de mi vida. He probado limpiezas faciales en centros especializados, he tomado antibióticos, levadura de cerveza —y mucha cerveza, sin más (que no sea por no intentarlo)—, cremas, sérums, mascarillas de arcilla verde y de cualquier otra cosa que prometía «acabar con las impurezas»; me he comprado saca-espinillas, he probado a no hacer nada, he mejorado y empeorado mi alimentación indistintamente (y la experiencia me dice que no influye tanto como pensamos); he ingerido hormonas, baños de vapor, vapor directamente de unacazuela con agua hirviendo, el sol, el no sol, agua de mar, yogur con pepino, tomate triturado con sal y cientos de remedios caseros más. Y nada. Mis tres granos son más fieles que los músicos del Titanic y, además, tengo unos pequeños agujeritos como recuerdo de la adolescencia (no vaya a ser que mi subconsciente la obvie). 

tumblr_lz5bp1XXiC1qcxhjoo1_500

Así que, simplemente, y tras años de sufrimiento, me he depurado de complejos. Me da igual tener granos. No sufro más por ello desde hace tiempo. Tengo problemas más importantes en la cara por los que preocuparme como una dermatitis que es mi amigui desde hace un año y debe ser que le caigo muy bien porque no se acabar de ir (pero esto tampoco me produce complejo, solo escozor, dolor y picor). 

Tampoco tengo complejo con mi cuerpo (solo me gustaría pesar unos kilos menos, pero eso no es tener complejo, eso es salud) ni con mi pelo o con los dedos de los pies. Me pongo a pensar y no, no encuentro complejos de los que preocuparme. ¿La vergüenza ajena es un complejo? —¿Algún experto en la sala que pueda determinarlo?— Porque sí, tengo mucha vergüenza ajena. Pero entiendo que no es por mí, es por los demás, así que no sé… 

A mis 15

Lo que le diría a mi yo de 15 años es que se dejara de preocupar por esos granos, al fin y al cabo son una cuestión hormonal, característica de la edad y un síntoma de que tu cuerpo funciona bien. Da igual que haya gente de tu edad sin granos, tal vez en diez años tengan el culo más grande que el de Kim Kardashian o las tetas por los tobillos; la vida es así, pasa, sucede y es real. El cuento del patito feo no es solo un cuento. 

Le diría que estudiara más y usara menos el Messenger (¿sigue existiendo?) y que cuidara el cabello: no te lo tiñas, no es tan guay como piensas, acéptalo, dómalo y quiérelo. Usa productos adecuados. No hagas barbaridades. El pelo, con los años, también se relaja (y a veces se pone horrible si lo has tratado muy mal). 

No uses maquillaje barato y de dudosa calidad. NUNCA. Cómpratelo bueno, que sea tu tono, no vayas por la calle pareciendo una puerta pintada ¿y ese eyeliner en el lagrimal? TE QUEDA COMO EL CULO ahora y a los 25. Desmaquíllate por las noches, utiliza tónico y crema hidratante, mascarilla de arcilla verde dos veces a la semana y en pocos años, tal vez en cinco, lo agradecerás. 

Y sobre todo y por encima de todo, suelta lastre. No dejes que tus complejos te hagan llorar, no dejes que estorben en tu vida, que te condicionen. La mejor forma de superarlos es queriéndote a ti misma y aceptándote, la seguridad acojona a los demás (esto te traerá problemas en el futuro con los hombres niños, pero merece la pena) y te da respeto. 

Gracias a Dior yo no tenía redes sociales porque no existían y sé que este es un problema añadido, pero no te creas nada de lo que veas. Aquí todos nos tiramos pedos. 

5 thoughts on “A mis 15 les diría que…

Deja un comentario

*